Caldo de Huesos (Bone Broth)

gelatina caldo de huesos con pimiento rojo
Gelatina con Pimiento rojo (vit. C)

Propiedades del Caldo de Huesos

El caldo de huesos, bone broth en inglés, es hoy en día una de las recomendaciones nutricionales más evidentes y básico para una nutrición antiinflamatoria. Le llaman el “oro líquido”. Aquí puedes leer un artículo de The Weston A. Price Foundation, que explica el papel de la gelatina, prolina y glicina como nutrientes especiales del caldo de huesos, y su ayuda en cartílagos, huesos, piel, aparato digestivo, sistema inmune, corazón y músculos en la salud de las personas.

Se puede hacer caldo con huesos de pescado (3-6 horas), ternera (10-24 horas) o pollo (6-12 horas), o de pollo con huesos de ternera eco de rodilla y de caña (también 10-24 horas). Cómo ves, siempre es un proceso largo.

Y si no tienes tiempo o gans de meterte en la cocina, pero te quieres beneficiar de un buen caldo de huesos, existe la opción de comprarlo en polvo al que sólo falta añadir agua o caldo de verduras con verduritas troceadas, un huevo escalfado o pasado por agua… ¡Imaginación al poder!

caldo de huesos en vaso
Gelatina homemade

Caldo de huesos en polvo

Es una forma sencilla y rápida de ingerir este interesante ingrediente para tu salud, sin tener que cocinar durante horas o bien tenerlo por si te quedas sin tu propio caldo de huesos. Lo bueno del caldo en polvo es que si eliges uno sin sabor, puedes añadirlo en tu agua con limón en ayunas, o a un zumo de frutas o a un caldo de verduras… ¡a lo que quieras!

colágeno en polvo revive
colágeno en polvo abierto
colágeno en polvo a la vista

Estos polvos de REVIVE son estupendos ya que contienen 5 diferentes tipos de colágeno: I, II, III, V y X, hidrolizado de ganado vacuno alimentado de pasto natural, hidrolizado de pescado salvaje, hidrolizado de pollo, y de la membrana de cáscara de huevo. Importante: gluten free y NO TIENE SABOR, por lo que puedes añadirlos a cualquier líquido. Tiene dosificador.

proteína de caldo de hueso suravitasan

Receta del caldo de huesos

olla cociendo caldo de huesos casero

Se trata de que a fuego muy bajo y durante muchas horas, los huesos vayan soltando su contenido nutricional al agua, para esta operación es imprescindible el vinagre de manzana, por eso es indispensable añadirlo desde el principio de la cocción. Pero SAL NO, hasta que esté terminado el caldo, sino obstaculiza el trabajo del vinagre.

Lo ideal es cocinarlo en una slow-cooker, si no tienes, en una cazuela de bastante capacidad de acero inoxidable. Luego elegir el horario, si tienes cocina de gas, casi mejor durante el día para no tener sustos. Yo uso la cazuela de la foto (de 4,5L), pero lo ideal es gastar menos luz con una maravilla como las de abajo:

Ollas de Cocción Lenta – Slow Cookers

Con estas ollas o slow-cookers ahorras mucho en electricidad y comodidad, además te sirven para otros guisos.

Esta es mi forma de hacer el caldo de huesos de pollo y ternera bio. No está en cuestión el tema del precio, puesto que las partes del pollo que se necesitan son las más económicas. ¿Por qué ecológico?: para evitar tóxicos. El día que voy a comprarlo suelo aprovechar para llevarme unos higaditos de pollo, que encebollados y con calabaza o zanahoria son una excelente fuente de vitamina A.

Ingredientes para el caldo de la foto, con resultado de aprox. 3L. de maravillosa gelatina:

  • 6 alitas de pollo eco.
  • 6 cuellos de pollo eco.
  • 2 carcasas de pollo.
  • 2 Huesos de rodilla de ternera eco.
  • 1 Hueso de caña con tuétano de ternera eco.
  • Verduras: yo las añado en las últimas dos horas, menos el apio, que me gusta ponerlo desde el principio.
  • Agua “buena”, la que necesites según el tamaño del cazo y de lo que ocupen los ingredientes, a los que debe cubrir y un poco más.
  • Medio vasito de vinagre de manzana (puede ser otro vinagre blanco)
  • Sal marina sin refinar, pero NO hasta el final de la cocción.
  • Especias que le den un toque especial, a mi me gusta: cilantro, nuez moscada, cardamomo, orégano. A veces le añado un trozo de cúrcuma fresca y pimienta negra cuando pongo las verduras.
  • Algas: un trozo de kombu o un buen puñado de cochayuyo (opcional).
huesos

Preparación:

  • Lava los trozos de pollo y los huesos de ternera e introdúcelos en la olla. Echa un buen chorro de vinagre y deja un rato que se impregnen bien de vinagre durante 30min. Si estás metiendo morcillo de ternera, dale una vuelta por la sartén con un poco de aceite para que después puedas sacarlo entero, sino se deshace.
  • Una vez haya pasado esa media hora, quita el exceso de vinagre y añade agua “buena” hasta cubrir todo el contenido y unos centímetros más.
  • Añade las especias.
  • Pon la olla a fuego bastante alto para que desde frío comience a hervir. Si lo haces con Slow Cooker, en la posición de temperatura más elevada al principio.
  • Cuándo empiece a hervir, déjalo unos minutos y luego baja el fuego al mínimo, siempre con la tapa puesta para que no se evapore el caldo.
  • ………. Aquí comienza a contar el tiempo …………
  • A las 2 horas largas puedes hacer una pequeña interrupción y sacar las partes de pollo que tengan carne, y realizar la operación de quedarte con esa apreciada carne con la que puedes hacer varias recetas, y DEVOLVER LOS HUESOS a la olla. El morcillo necesitaría más tiempo, pero el tuétano del hueso de caña si que puedes “pescarlo”. En una slow cooker no creo que sirva este tiempo, sino en mucho más. ¡Cuestión de probar!
bocadillo de avena con pollo
Sandwich de pollo con mostaza y cebolla macerada en vinagre de manzana, en pan de avena homemade

H O R A S S S S S ……! Si lo haces durante el día, echa un vistazo de vez en cuando, y sino cuándo te despiertes.

caldo de huesos cocinándose
  • Entra la 2ª fase en marcha: apaga el fuego y ten listos los recipientes para guardar el caldo, y un buen colador de tela. RECUERDA AÑADIR SAL MARINA SIN REFINAR en este momento, cuando des por terminada la cocción. Yo lo hago en 24 horas, para que la combinación de pollo y huesos de ternera suelte el máximo de su contenido al caldo.
  • Los recipientes son varios: un buen recipiente de cristal para conservar dos o tres días en la nevera e ir tomándolo, y además varios individuales que reciclo de recipientes ecológicos de diferentes alimentos (yogur, kefir…) para congelar.
  • Mete en la nevera los recipientes con el caldo, durante unas horas, se formará una capa pequeña de grasa encima que es mejor retirar antes de tomarlo.
  • Yo lo tomo frío porque me encanta la textura gelatinosa, con setas en polvo (Reishi o Melena de León) y Comino Negro molido, más un chorrito de Aove (Aceite de Oliva Virgen Extra), y perejil… como bebida (a cucharadas) en la cena en vez de cerveza o vino. 

Caliente también está muy rico. Es la forma más habitual. Se le puede añadir huevo escalfado o duro, la carne que coció dentro, y/o verduras, arroz, quinoa, etc… 

caldo de huesos congelado
Raciones individuales en el congelador

IMPORTANTE: cuando descongeles el caldo de huesos, por favor NO lo calientes en el micro-ondas, que modifica la estructura de sus proteínas y no es recomendable ya que pierde su poder terapéutico.

Deja un comentario