Salsa Antiinflamatoria 9.0

Tiempo de lectura: 4 minutos
©elbotiquinsaludable.com

Esta salsa ha surgido de mi interés por la dieta antiinflamatoria, y de la colaboración con Hifas da Terra a los que me ofrecí para hacer recetas con sus setas en polvo, que yo ya usaba en consulta con muy buenos resultados, y que finalmente se ha hecho en el 2021. Si compras las 3 setas en polvo te regalan el ebook con el recetario aquí.

Ingredientes

¿Por qué 9.0? Porque esta salsa contiene 6 elementos super antiinflamatorios además de prebióticos, que son ecológicos para evitar tóxicos, 3 raíces y 3 hongos, y 2 ingredientes muy necesarios para nuestra dieta: AOVE y sal sin refinar, más pimienta negra que ayuda en la disponibilidad de la cúrcuma. Total 9, que además es un número precioso.

Las raíces y los hongos ya de por sí absorben todo lo que tengan alrededor en la tierra donde se cultiven, así que Hifas da Terra y La Abuela Carmen en el caso del ajo negro, son mis recomendaciones.

  • Cúrcuma y un poquito de pimienta negra
  • Jengibre y una pizca de sal sin refinar
  • Ajo fresco y ajo negro
  • Cordyceps, un hongo muy eficaz para la energía y vitalidad, sin llegar a poner nerviosa a la persona que lo tome.
  • Reishi, el hongo de la eterna juventud, super antioxidante.
  • Melena de león (Hericium) para las buenas digestiones tanto gastrointestinales como mentales… pero sobre todo gastrointestinales en este caso.
  • AOVE o aceite de cáñamo ecológico.

Preparación

  • No pongo medidas, pero te indico como conseguir que te quede genial: las proporciones en peso de los 3 bulbos han de ser lo más parecidas posibles, y las proporciones de las setas en polvo no son por peso, sino por medida en base a cucharadas, y si es para una persona a la que le sienta muy mal el ajo crudo o le cuesta digerir la cúrcuma cruda, añadir un poco más de Hericium.
  • En un bol de triturador poner todos los ingredientes: la cúrcuma, el jengibre y el ajo crudo pelados, un poco de sal sin refinar, unas bolitas de pimienta negra, una cucharita de Cordyceps, otra de Reishi y Melena de león, un par de ajos negros y cubrir con AOVE o aceite de cáñamo ecológico. Cuando digo cubrir es por el hecho de que si pones mucha más cantidad de AOVE queda demasiado diluido el resto de los ingredientes, es decir resulta más suave, que también puedes hacerlo así…!
  • Tritura hasta que se quede una pasta.
  • Utilizarla sobre verduras, pescado, carne o simplemente sobre una tostada de pan plano o de ensalada o cualquier plato.
©elbotiquinsaludable.com

Cómo tomar la salsa 9.0

Es un poco fuerte, aunque el Hericium o Melena de león consigue que sea mucho más fácil de digerir, pero sus ingredientes son potentes en todos los sentidos.

Es importante no calentarla, ya que la alicina del ajo crudo perdería su poder terapéutico, y también a los otros ingredientes les perjudica. Eso si, puedes usarla sobre una verdura y/o un pescado recién hecho y caliente.

Yo suelo hacer para 3 días, por la alicina, que más de 48 horas le cuesta mantener sus beneficios, aunque sino están los de los demás ingredientes. Hay que conservarla en la nevera, y como las setas son tan prebióticas verás que se solidifica, con solo sacarla un cuarto de hora antes de su ingesta ya se vuelve más líquida.

Si te parece demasiado fuerte, puedes añadir a la salsa una de estas dos posibilidades en la trituradora, aunque también está buenísima sobre zanahoria o calabaza o patata sin necesidad de triturarlo junto, pero ahora que lo pienso, puede ser incluso un puré para personas con problemas de deglución, al que incluso podrías añadir una yema de huevo o trocitos de pescado o de pollo o proteína vegetal.

Para suavizar:

  • Un trozo de calabaza o de zanahoria hechos al vapor o asadas, que le sumas betacarotenos.
  • Almidón resistente: patata asada o cocida el día antes.
©elbotiquinsaludable.com

Publicaciones

Deja un comentario